ENTREVISTA A SÉRGIO Y ODAIR ASSAD. Abril 2016

P: Ángeles Fischer

Son las dos del medio día, la tripa da el primer aviso de que se acerca la hora de comer pero en cuanto los hermanos Assad se abrazan a sus guitarras y nos permiten oír los primeros acordes el tiempo se para. A medida que los dedos se deslizan por las cuerdas de sus guitarras el sentimiento aumenta y es casi imposible evitar que los ojos se cierren y disfrutar de la melodía que inunda la habitación. Sérgio y Odair Assad, los hermanos brasileños que a lo largo de la friolera de 50 años tocando juntos se han colocado en la cima del mundo de la guitarra clásica. Su compenetración y maestría proviene de una familia de artistas de la música tradicional de Brasil y gracias a su virtuosismo y potencial han inspirado a una amplia lista de compositores a escribir para ellos, de la talla de Astor Piazzolla, Nikita Koshkin, Jorge Morel, etc. Además, tienen extensas colaboraciones con los artistas Yo-Yo Ma y Paquito D´rivera.

En la actualidad Odair vive en Bruselas donde enseña en la Escuela Superior de Arte y Sérgio en San Francisco impartiendo clases en el Conservatorio de la ciudad, pero hoy están en Alicante dispuestos a dejarnos con la boca abierta mientras el arte corre de sus manos.

 

Lleváis 50 años tocando juntos una composición a dos manos, ¿podríais desvelarnos cuál es la clave?

Hermanos Assad. Nosotros siempre decimos que lo hacemos porque nos gusta. Es un placer salir al escenario los dos y tocar juntos… Y en cuanto a la composición normalmente yo (Sérgio) me ocupo más de la parte escrita y cuando vamos a empezar a tocar la mayoría de las ideas vienen de él (Odair) y cambiamos cosas juntos.


Vosotros que vivís la música por todo el mundo ¿cómo veis la formación de la guitarra clásica a nivel internacional?

A ver, la guitarra siempre está en continuo desarrollo y cada vez hay más guitarristas jóvenes excelentes pero es cierto que este instrumento evoluciona aparte del mundo de la música clásica, hay un rincón de guitarra en cada país. Además que es muy curioso porque cada persona que conoces piensa que la guitarra es de su país, los españoles dicen “la guitarra es española” y los brasileños “a no, la guitarra es de brasil” (risas). Es un instrumento muy internacional con colores diferentes.
Y la idea del máster de Alicante, ¿qué os parece?

Nos parece una idea fantástica, sobre todo porque está concentrado en seis meses, al contrario de lo normal que son dos años. Hoy en día es casi indispensable tener un máster para dar clases o cualquier tema relacionado, además creemos que es importante para Alicante también porque si se hace conocido la gente podría asociarlo con la ciudad que es preciosa y eso traería muchos beneficios.

 

Y vosotros, los reconocidos hermanos Assad, ¿cómo habéis planteado las clases en el máster?

El planteamiento es muy simple. Tenemos una hora con cada alumno para cada ejercicio y en esa hora hablamos de todos los aspectos que tiene una canción de cinco minutos. Está muy bien organizado de manera que la gente participa todo el tiempo.

 

¿Qué ha significado para vuestra carrera ganar premios como los grammys?

Ganar un premio está muy bien, es un gran reconocimiento, pero cuando haces música en tu vida no es para ganar un premio sino porque tienes el placer de hacerlo. Lo importante es disfrutar de tocar, de escribir y para eso es imprescindible tener buena salud porque hay que viajar y moverse a muchos sitios.

 

Contadnos por último, ¿qué os ha parecido la ciudad? ¿Es la primera vez que pisabais tierras alicantinas?

Esta es la segunda vez. Estuvimos en una ocasión hace 25 años pero ahora la hemos redescubierto, es algo maravilloso. No conocíamos el centro de la ciudad y ha sido una sorpresa muy grande ver que tiene tantas cosas bonitas como el castillo, la playa…además el clima es incomparable.

CV

Nacidos en Brasil, los hermanos Sérgio y Odair Assad se han posicionado como un punto de referencia de todos los guitarristas del mundo al crear nuevos estándares de innovación en la guitarra: ingenuidad y expresión.

Su excepcional maestría y misteriosa compenetración como dúo proviene tanto de una familia rica en conocimiento de la música tradicional de Brasil como de sus estudios con la guitarrista/laudista Monina Távora, discípula de Andrés Segovia.

Los Assad han tenido un papel protagonista en la creación e introducción de nueva música para dos guitarras. Su virtuosismo ha inspirado a una amplia gama de compositores a escribir para ellos: Astor Piazzolla, Terry Riley, Radamés Gnattali, Marlos Nobre, Nikita Koshkin, Roland Dyens, Jorge Morel, Edino Krieger y Francisco Mignone.  Sergio Assad ha incluido composiciones suyas al repertorio del Dúo tanto para recitales como para conciertos con música sinfónica. Además, han trabajado extensamente con reconocidos artistas como Yo-Yo Ma, Nadja Salerno-Sonnenberg, Fernando Suarez Paz, Paquito D’Rivera, Gidon Kremer y Dawn Upshaw.

Empezaron a tocar la guitarra juntos a una temprana edad. Su carrera internacional inició cuando ganaron el primer premio en el Concurso de Artistas Jóvenes en Bratislava en 1979. Odair vive en Bruselas donde enseña en la Escuela Superior de Artes. Sergio reside en Estados Unidos donde es profesor en el San Francisco Conservatory.

Su repertorio se basa en música original compuesta por Sérgio y sus adaptaciones de música clásica, popular y jazz así como música latina de casi todos los estilos. Su repertorio clásico incluye transcripciones de la literatura barroca para teclado de Bach, Rameau y Scarlatti; y adaptaciones de obras de Gershwin, Ginastera y Debussy. Sus programas son una atractiva combinación de estilos, períodos y culturas.

Los Assad también son reconocidos como prolíficos artistas en el mundo de la grabación, especialmente en su trabajo con los sellos Nonesuch y GHA. En 2001, Nonesuch Records lanzó el disco Sérgio y Odair Assad play Piazzolla que ganó un Grammy Latino. Su séptima grabación para Nonesuch, en el otoño de 2007, se tituló Jardim Abandonado y fue nominado como el “Mejor Álbum de Música Clásica” y Sérgio ganó un Grammy Latino por su composición Tahiiyya Li Oussilina.

Una colaboración para Nonesuch con Nadja Salerno-Sonnenberg en 2000 lanzó una colección de piezas basadas en tonadas tradicionales del folclore gitano de todo el mundo. En 2003, Sérgio Assad escribió un triple concierto para este trío. En el verano de 2004, organizaron una gira muy especial que presentaba tres generaciones de la familia Assad. GHA Records lanzó la grabación en vivo y un DVD. En la temporada 2006-7 presentaron el Concierto Madrigal para dos guitarras de Joaquín Rodrigo y el arreglo de Sérgio de las Cuatro Estaciones Porteñas de Piazzolla con la Filarmónica de Los Ángeles en el Hollywood Bowl. Fueron artistas invitados en la banda sonora compuesta por James Newton Howard para la película “Duplicity”.  En 2011 Odair presentó su primera gira como solista en Estados Unidos con conciertos en Nueva York y Montreal. Sérgio ha sido nominado a dos Grammy Latinos más en la categoría Mejor Composición de Música Clásica por su pieza para el Cuarteto de Guitarras de Los Ángeles y la Sinfónica de Delaware titulada Intercambio y por Maracaipe para el Dúo de Guitarras de Beijing.

La colaboración de los hermanos Assad con Yo-Yo Ma es frecuente. En 2003 el álbum Obrigado Brazil junto a Rosa Passos, Egberto Gismonti y Cyro Baptista. Sergio hizo arreglos para diferentes obras del disco que ganó un Grammy en 2004. En 2009, los hermanos fueron invitados por Yo-Yo Ma a participar en el disco “Canciones de la alegría y de la paz” el cual presentaba otros artistas tan diversos como James Taylor y Dave Brubeck. En la pieza “Familia”, Yo-Yo toca una composición de Sergio y presenta a la mamá de los hermanos Assad, Angelina Assad, su hermana Badi y su hijos Clarice, Rodrigo y Carolina. El disco quedó primero en las listas de música clásica y de mainstream de Billboard y ganó un Grammy como Mejor Crossover Clásico.

En 2015 celebraron su 50 aniversario como dúo. Su primera actuación juntos fue en 1965 en un programa de la televisión brasileña llamado Boussaude. Empezaron una gira en abril de 2015 por 27 ciudades en Brasil y 10 más en Estados Unidos. Guitar Foundation of America los premió en 2015 con su premio a la trayectoria de toda una vida.