ENTREVISTA A PAUL O’DETTE. Febrero 2014
“Para tocar toda la música de laúd de la Edad Media hasta el final del XVIII se necesitará más de cien tipos distintos de este instrumento”

 

Periodista: Helena Vicente Sevilla

Paul O´Dette es una de las figuras más influyentes en el campo de la cuerda, experto en la interpretación del laúd barroco, aunque bien podría ser un hombre del Renacimiento, dedica su carrera profesional a la investigación, la interpretación y la enseñanza. Es profesor en la Eastman School of Music en la University of Rochester de Nueva York, ha publicado más de cien discos y ha sido nominado a cinco premios Grammy. Conocido por sus solos de laúd, sube la cuesta del Castillo de Santa Bárbara hacia la cúspide con curiosidad por saber lo que encontrará en las alturas. La vista del mar desde uno de los miradores lo cautiva mientras el equipo técnico prepara la entrevista.

 

¿Cuál es su relación con Alicante? ¿Había estado aquí antes? ¿Le resulta inspiradora?

Esta es mi primera visita a Alicante. Fui invitado a enseñar en el Máster de Guitarra Clásica por Ignacio Rodes, a quien conocí en Almería hace un par de años, cuando coincidimos en el festival de guitarra Julián Arcas. Cuando me explicó la idea que había detrás del máster me entusiasmó y supe que debía venir a Alicante. Además, conocía esta ciudad como un centro de interpretación de guitarra clásica porque es un lugar en el que muchos guitarristas importantes han estudiado. Así que es mi primera vez en Alicante y es una bonita ciudad, un lugar inspirador para este maravilloso programa.

 

¿Cuál es su aportación al máster? ¿De qué va a hablarles a los alumnos?

Mi trabajo aquí en el máster es enseñar música barroca y concretamente la interpretación de la música de Bach en la guitarra. Ésta es un área de estudio muy especializada. He dedicado mi carrera a estudiar la interpretación musical en los siglos XVII y XVIII y hay muchos detalles sobre cómo tocar que no son comúnmente conocidos. Y uno de los rasgos excepcionales que tiene el programa de este master, aquí en Alicante, es que cada uno de los profesores que viene a enseñar es especialista en su particular repertorio. Ésta es una oportunidad única para los estudiantes porque normalmente en música se estudia con un profesor durante cuatro o cinco años, que puede ser maravilloso tocando música española del siglo XIX y quizá no sepa nada sobre música barroca. En este caso, tener especialistas que vienen cada dos semanas y enseñan sobre música barroca, la música española del siglo XIX, música contemporánea…ofrece a los estudiantes una oportunidad única de estudiar con expertos en cada una de estas áreas especializadas.

 

¿Cómo ve a los estudiantes? ¿Qué tal van las clases?

Los estudiantes son maravillosos. Es un grupo de catorce alumnos entusiastas, entregados, abiertos de mente, que se apoyan unos a otros, muy amigables… Las clases están siendo muy estimulantes. Cogen todas las ideas que les lanzo y están haciendo un trabajo maravilloso aplicando las ideas que les doy a la interpretación de la música. Están siendo tres días muy inspiradores.

 

¿Qué es para usted el laúd?

No es sólo un instrumento, sino una familia entera de ellos. El laúd de norte de África se introdujo en el sur de Europa durante la Edad Media y en Europa el instrumento surtía los requerimientos de la música europea. Primero en la Edad Media, luego en el Renacimiento y más tarde en el Barroco, así que cambiaba la construcción del instrumento, el número de cuerdas, la afinación, las técnicas para tocar…Hay que entender que si se quiere tocar toda la música de laúd de la Edad Media hasta el final del siglo XVIII se necesitará más de cien tipos de laúd. Así que es más una familia de instrumentos más que uno solo.

 

Musicalmente, ¿a quién admira?

Tengo muchos héroes de la música en muchos estilos diferentes. Escucho normalmente música clásica pero también estoy muy interesado en el folk, las tradiciones en distintas partes del mundo. Disfruto con el jazz y con muchos tipos de música, así que tengo una larga lista de ídolos (ríe).

 

Uno, por ejemplo…

Por ejemplo, un gran ídolo para mí en el jazz fue el guitarrista Jim Hole, que desgraciadamente murió hace unos meses. Muchos guitarristas de jazz intentan tocar todo lo rápido que pueden y Jim Hole era lo opuesto a eso. Él tocaba de una forma tan expresiva y fundamental… cada nota era bonita y significativa. Encuentro su forma de tocar muy inspiradora. Particularmente también me gusta la música celta, escucho mucha irlandesa y escocesa. Y en ese ámbito tengo una cantante favorita: Julie Fowlis, que es escocesa y canta en gaélico escocés canciones muy intensas que investiga en la Biblioteca nacional en Escocia. Creo que es importante en música entender que muchas de las tradiciones que inspiraron las músicas de los siglos XVII, XVIII y XIX están todavía vivas en varias tradiciones folk. Por ello es muy informativo estudiar esta música.

 

¿Qué significa Bach para usted?

Bach fue por supuesto uno de los grandes genios musicales de todos los tiempos y tenía una habilidad increíble para escribir una música muy compleja, muy intelectual, pero al mismo tiempo muy emocional y expresiva. Es una música muy compleja y tiene muchas capas diferentes. Puedes emplear toda tu vida estudiando los detalles de una pieza de Bach y seguir descubriendo nuevas cosas cada día. Lo que encuentro particulamente interesante es que Bach estaba interesado en combinar diferentes estilos de música dentro de su propio lenguaje. Así que fue un entendido sobre la música francesa barroca, sobre música italiana, sobre muchos músicos alemanes contemporáneos suyos y lo combinaba en su propio estilo musical. Y una de las cosas más fascinantes es que si estudias cada uno de estos estilos de música puedes entender como Bach los integró en su música juntos.

 

Usted trabaja en distintos aspectos de la música: investigación, interpretación, enseñanza… ¿Es complicado trabajar en todas estas áreas a la vez?

En muchos sentidos las áreas en las que trabajo son complementarias. Enseñar instruye mi propia interpretación, mi interpretación me ayuda a inspirar mi enseñanza, mi investigación instruye a ambas, enseñanza e interpretación; dirigir conjuntos barrocos instruye mis solos de laúd. Creo que cada aspecto de los que trabajo ayuda a los demás aspectos. El único problema es que solo hay 24 horas en el día y me gustaría que alguien inventase el día de 72 horas, porque necesito esas horas extra (ríe).

 

Usted acude a diferentes lugares del mundo para trabajar y sus alumnos aquí también son de distintas nacionalidades ¿Hay diferentes formas de relacionarse con la música o es algo universal?

Creo que cada nacionalidad tiene distintas fortalezas y debilidades en la música. Empiezas a reconocerlas de forma muy rápida después de enseñar en muchos países diferentes. Creo que debo acercarme a ellos de forma diferente para conseguir hacerles sentir cómodos con sus fortalezas y hacer énfasis en sus debilidades. Hay gente que es muy inflexible en ese sentido: estudian minuciosamente y esa es la manera en la que tocan. Es difícil hacer que cambien. Otras personas son más rápidas en el cambio pero nunca están del todo seguras, así que con esos estudiantes tengo que trabajar la seguridad y solidez en su forma de tocar. Creo que todas son fascinantes porque la mentalidad de su nacionalidad está por debajo de su mentalidad individual y el esfuerzo es de cada estudiante. Si intentas enseñar a los alumnos de una sola manera no funciona para muchos de ellos. Pienso que enseñar es una improvisación, tienes que cambiar la manera en la que te acercas a cada estudiante y la forma de enseñar cada pieza de acuerdo a la situación.

CV

Paul O’Dette ha sido descrito como “el caso más claro de un genio tocando su instrumento” (Toronto Globe and Mail). Una de las figuras más influyentes en su campo, O’Dette ha ayudado a definir los fundamentos técnicos y estilísticos para los intérpretes de música antigua del siglo XXI. En ese recorrido, ha contribuido a inculcar en los intérpretes la importancia de formarse como buenos instrumentistas combinando la interpretación histórica, la precisión con el idioma y la ambición en la expresión personal.

Ha tocado en los Festivales Internacionales más prestigiosos tales como Boston, Viena, Londres, París, Ámsterdam, Berlín, Múnich, Praga, Milán, Florencia, Ginebra, Madrid, Barcelona, Tokio, Moscú, San Petersburgo, Buenos Aires, Montevideo, Melbourne, Adelaida, Los Ángeles, Vancouver, Berkeley, Bath, Montpellier, Utrecht, Brujas, Amberes, Bremen, Dresde, Innsbruck, Tenerife, Copenhague, Oslo, Córdoba, etc… Aunque es más conocido por sus interpretaciones solistas de laúd,  mantiene una interesante actividad internacional participando en ensembles liderados por solistas de otros instrumentos. Es miembro del aclamado conjunto de continuo Tragicomedia.

Ha realizado más de 130 grabaciones, recibiendo cinco nominaciones para los Grammy y numerosos premios internacionales. The Complete Lute Music of John Dowland fue galardonado con el prestigioso Diapason D’Or de l’année, The Royal Lewters recibió el Diapason D’Or, el Choc du Monde de la Musique,  5 estrellas en Goldberg y entró en el Top-10 de ClassicsToday.comThe Bacheler’s Delight: Lute Music of Daniel Bacheler fue nominado para un Grammy en 2006 como “la mejor grabación instrumental solista”. Sus conciertos han sido emitidos por ABC (Australia), Radio Argentina, BBC (Reino Unido), CBC (Canadá), Radio France, RAI (Italia), Westdeutscher Rundfunk (Colonia), Bayerischer Rundfunk (Múnich), SFB (Berlín),  NOS (Holanda), Radio Austriaca, RTVE, TV Ankara, TV Húngara, Radio Noruega, Radiotelevisión Danesa, TV Sueca, Radiotelevisión Suiza, Radio Pública Nacional (USA) y CBS Television (USA).

Es también un activo director de óperas barrocas. En 1997 lideró las interpretaciones deL’Orfeo de Luigi Rossi en Tanglewood, en el Boston Early Music Festival (BEMF) y en el Drottningholm Court Theatre en Suecia con Stephen Stubbs. Desde 1999 ha codirigido interpretaciones de Ercole Amante de Cavalli en el Boston Early Music Festival, Tanglewood, y en el Utrecht Early Music Festival, La Stellidaura Vendicata de Provenzale en la Vadstena Academy en Suecia, L’Orfeo y L’Incoronazione di Poppea de Monteverdi para el Festival Vancouver, Thésée de Lully, Ariadne de Conradi (Hamburgo 1691), Boris Goudenow de Mattheson, Psyché de Lully y Poppea de Monteverdi para el Boston Early Music Festival.

La grabación de Ariadne fue nominada por un Grammy como “la mejor grabación de ópera de 2005”, Thésée fue nominada en la misma categoría en 2007 y Psyché en 2008. Ha sido invitado a dirigir numerosas orquestas barrocas en ambos lados del Atlántico incluyendo Portland Baroque Orchestra, Tafelmusik, Apollo’s Fire, Ensemble Arion, Chatham Baroque y Corona Artis.