ENTREVISTA A MANUEL BARRUECO. Mayo 2013
“La guitarra para mí es como mi hija, por eso me alegra tanto saber todo lo que se está haciendo por ella en Alicante”

 

Periodista: Alicia García Núñez

Con una vida dedicada a la enseñanza en los principales centros musicales del mundo, su base de operaciones está en Peabody, en concreto en el Peabody Conservatory of Music, Baltimore, Maryland (EEUU). De origen cubano, salió de su país –y no ha vuelto a entrar desde entonces- a la edad de 14 años, y es en Estados Unidos donde se ha desarrollado su carrera como docente e instrumentista. Cursó sus estudios en ciudades como Miami y Nueva York hasta que llegó a la mencionada Peabody, pero fue en cuba donde tocó su primera guitarra. Este “aristócrata de la guitarra”, según la crítica del Dallas Times Herald, ha mostrado su virtuosismo en escenarios de todo el mundo. Y el que hemos elegido para la realización de esta entrevista en Alicante es La Rambla de la ciudad. Toca, rasguea la guitarra un poco para nuestras cámaras, se forma un cerco a su alrededor en lo que se asemeja así a un canto de sirena, por hacer un símil y ponernos un poco ñoños. Pero comenzamos hablando con él a pesar de que algún rayo de sol le cruza la vista y le hace guiñar los ojos, se muestra dispuesto y sabe cómo tiene que responder para que una entrevista como ésta tenga sentido.

Entrevistadora: Empiezo, si le parece, sacando a colación la ciudad. Había estado aquí en otras ocasiones, también por motivos profesionales. Ahora viene como docente de este máster, ha asistido a actos en el que recibíamos la buena nueva de que José Luis Romanillos será investido doctor Honoris Causa por la Universidad de Alicante, cuéntenos su experiencia ahora que estamos en la recta final, cómo ve los ánimos.

Manuel Barrueco: Sí, había estado tocando en otras ocasiones, pero ésta es especial, para mí la guitarra es como una hija mía y al ver todo lo que se quiere hacer con ella en esta ciudad estoy personalmente entusiasmado.

Permítame el guiño, pero ¿cómo acaba un cubano colonizando el mercado estadounidense?

Bueno, yo salí de Cuba con 14 años y desde entonces no he vuelto. Eso sí, mi afición comenzó en Cuba, comencé a estudiarla allí ya que también hay mucha tradición al haber sido una colonia española. Luego estudié en Miami y en otras ciudades hasta que llegué a Baltimore, donde continúo. También en Estados Unidos hay mucha tradición en torno a la guitarra española, pero es muy grande, varía mucho, pero en el Noroeste, por ejemplo, en ciudades como Nueva York, Filadelfia, Washington o Los Ángeles se estudia y se toca mucho la guitarra, es un país importante para la guitarra.

Entrevistadora: ¿Qué significa para usted la guitarra?

La guitarra es la vida en sí, es emoción, transmites emociones tocándola, en eso consiste la condición humana, es algo que no se puede transmitir con palabras. Cuando alguien me pregunta por qué debería gustarle el instrumento le digo: “Escúchala, mírala”. No es sólo un instrumento bello en el sonido, también en la forma.
Además me permite visitar otros países, otros tiempos, viajar y aprender mucho de experiencias completamente diferentes, y siempre con una guitarra al lado.

Entrevistadora: También se ha dedicado o dedica a la música contemporánea, cuéntenos de esa experiencia.

Bueno, a mí siempre me ha gustado meterme en problemas –sonríe-, por eso siempre he trabajado en el campo de la contemporánea y también de la clásica, he tocado con otros guitarristas, jazz, pop, o por ejemplo con músicos como Plácido Domingo, algo que creo que es un punto de inflexión en mi carrera, o con el compositor japonés Toru Takemitsu, es una experiencia bonita caer en esos mundos, aprender de ellos. O trabajar con el Andy Summers, el guitarrista de The Police, y que me contara las experiencias de la banda de aquella época, es muy divertido.

Entrevistadora: Cuéntenos, por último, algún proyecto que lleve entre manos o que quiera destacar.

Pues resaltaría, como incursión en otros géneros, que en diciembre grabaré en Tenerife una obra del flamenco Manolo Sanlúcar, “Medea”, no sé si la conocen, pero estoy especialmente ilusionado, la conocí a través del Festival de Guitarra de Córdoba, no la conocía.

CV

Reconocido internacionalmente como uno de los guitarristas más importantes de nuestros tiempos. Su maestría, de un estilo muy propio, es frecuentemente calificada como la de un gran instrumentista y músico superior y elegante, con un sonido seductor y un lirismo fuera de lo común.

Barrueco ha dedicado su carrera a llevar la guitarra a los centros musicales más importantes del mundo. Sus giras lo han llevado a las salas más prestigiosas como Royal Albert Hall de Londres, Musikverein de Viena, Concertgebouw de Ámsterdam, Philharmonie de Berlín, Teatro Real de Madrid y el Palau de la Música de Barcelona. En Asia ha realizado una decena de giras por Japón y otras actuaciones en Corea del Sur, Taiwán, Singapur y Hong Kong. En Latinoamérica ha actuado en Méjico, Brasil, Colombia, Costa Rica y Puerto Rico.

Su interés por la música contemporánea le ha llevado a colaborar con compositores tan prestigiosos como Steven Stucky, Michael Daugherty, Roberto Sierra, Arvo Pärt, Gabriela Lena Frank, Toru Takemitsu, Dmitri Yanov-Yanovsky y Jonathan Leshnoff.

Manuel Barrueco fue nominado a un Grammy como La mejor interpretación instrumental de un solista, para su disco “Solo Piazzolla”, y su disco Tárrega! recibió una nominación a los Latin Grammys como “Mejor Disco Clásico”.

Enseña un pequeño grupo de estudiantes excepcionales en el Conservatorio Peabody de la Universidad de Johns Hopkins en Baltimore, y como profesor invitado en el Conservatorio de Música de Puerto Rico y la Universidad de Alicante.