ENTREVISTA A IGNACIO RODES Y JOSÉ DE EUSEBIO. Mayo 2013
“Ignacio Rodes: En la docencia lo bonito es ver cómo se desarrolla un instrumentista, incluso más como persona”

P: Alicia García Núñez

Esta vez tenemos la oportunidad de hablar a dos bandas con Ignacio Rodes y con José de Eusebio, y lo hacemos en la sala de audiovisual del Albergue para Colectivos San Roque, residencia de los estudiantes del Máster de Guitarra Clásica. Hablamos con los entrevistados en lo que pretendemos –y conseguimos- que sea una conversación distendida entre ambos.
Los dos residen en la ciudad de Alicante, y desde aquí trabajan por difundir conocimientos que tienen que ver con la guitarra, con la música clásica y, por qué no, también la contemporánea. En el caso de Rodes podemos decir que comenzó cuando era un niño sus estudios y que debido a la beca que le concedió el British Council residió en Londres, lo que facilitó el desarrollo una carrera internacional de concertista, sus dedos han pulsado las cuerdas que tanto cuida en la mayoría de países europeos, también en Estados Unidos y Sudamérica. Entre sus maestros está José Tomás.

De José de Eusebio podemos decir más o menos lo mismo, pero en cuestión de dirección de orquestas: ha dirigido prácticamente todas las que existen en España, también en Alemania, EEUU, Austria, Polonia, República Checa o muchos otros países.   

Comenzamos hablado con los dos precisamente del Máster y de lo que acaba siendo un balance del mismo, a punto de finalizar las clases en el mes de junio. No en vano Ignacio Rodes es uno de los mayores “culpables” de su existencia.

Entrevistadora: ¿Qué supone el Máster de Guitarra Clásica para Alicante, para la ciudad, y ya que le tenemos, Ignacio, qué supone para usted, que es quien ha elegido uno por uno a los profesores?

Ignacio Rodes: El origen es muy curioso porque la idea nace de la sociedad civil, de personas inquietas por desarrollar temas de cultura en Alicante, así surge la idea de que la guitarra sea un símbolo de la ciudad. Se trata de algo razonable, ya que Alicante ha tenido una unión muy estrecha con el instrumento.
Personalmente, para mí es un placer ver que el Máster ha superado las expectativas, en el círculo guitarrístico internacional ya es un punto de referencia y prácticamente todos los estudiantes son extranjeros. Y, claro, es una satisfacción personal porque es mi mundo, porque en él intento aportar la experiencia que he tenido hasta ahora y ayudar en lo que pueda a los guitarristas jóvenes.

José de Eusebio: Esto es extraño, porque ha salido bien a la primera, y eso es muy raro en cualquier actividad, y mucho más si estás articulando artistas internacionales. Segundo, porque el clima que se ha creado, además de ser inmejorable, por los docentes o el mismo albergue de San Roque, está teniendo una proyección excesivamente rápida. Y eso es bueno.
Me llegan comentarios de Estados Unidos, por ejemplo, y eso significa que estudiantes y profesores están hablando bien del proyecto.

Entrevistadora: Hablemos también de cómo revierte en la ciudad.

José de Eusebio: Identificar Alicante con excelencia, con guitarra, con circuito internacional, lo que hace es crear una marca, es marca Alicante y hecha con muy buen tino. Prácticamente es autosuficiente, y los resultados para la ciudad serán muy positivos, pero la cultura no es algo en lo que se invierta a corto plazo. Podrá ser una ciudad donde establecerse como concertista para trabajar en el resto de Europa. Irá creciendo exponencialmente, creando también audiencia. Es más, los profesores serán los que le pidan a Ignacio estar aquí porque al ritmo que va se convertirá en una cuestión de prestigio, como ya lo es.

Ignacio Rodes: Se está notando, como dice José de Eusebio, el trabajo realizado. El ambiente además entre los estudiantes es estupendo, ya se han recibido solicitudes para el año que viene, en ese sentido no podría estar saliendo mejor. Teníamos claro que no podía ser un proyecto que se basase en subvenciones, y por supuesto lo que revierte en la ciudad es muchísimo.

Entrevistadora: Entremos ahora en su formación, ya que hablamos de docencia. Y hablemos, cómo no, de sus maestros y referentes. ¿Qué nos podrían contar?

Ignacio Rodes: Yo me considero un privilegiado por haber encontrado en mi ciudad al que fue uno de los grandes profesores de guitarra de la segunda mitad del siglo XX y que ha influido en varias generaciones de guitarristas. Empecé a estudiar con él cuando tenía 14 años y ha sido mi principal profesor, José Tomás. Es la persona que más ha influido en mi carrera profesional. También dos de los profesores que están en el Máster: David Russell o Manuel Barrueco, con los que luego desarrollaría una muy buena amistad.

José de Eusebio: Lo nuestro es raro, puede ser una vocación, pero suele ser más un desarrollo. Yo comencé como instrumentista de piano y de ahí poco a poco descubres que hay un instrumento que te llama la atención, que es la orquesta. Fue un poco traumático para mí estudiar más y decidir a qué me iba a dedicar en un futuro inmediato. En este caso no dejas de manejar un instrumento de guitarra, pero con la mano.

Entrevistadora: Y ¿qué es lo que cree que han aprendido los alumnos de usted, de un director de orquesta?

José de Eusebio: En el caso que me preocupa, que es el del máster, me interesaba enseñarles el lenguaje del director, cómo se desarrolla. Aprovechando qué pasaba por aquí también hemos hablado del mercado, el business, de cómo se ven ellos, de definirse de cara al mercado como instrumentistas.  Lo que he intentado hacerles ver también es que la emoción a la hora de transmitir música por lo que se les paga, siempre puedes tocar como una máquina, pero ya hay muchas por ahí ¿no? Lo que cuenta aquí es el valor personal, no, el ¿quién eres tú y qué me vas a dar que no me haya dado otro? La pedagogía es bonita cuando consigues que pase algo.

Ignacio Rodes: Es que es muy bonito ver la evolución de un instrumentista, y muchas veces no como instrumentista sino como persona, se establece también un trato personal estrecho y eso enriquece mucho.

Entrevistadora: Háblenos de su relación con el instrumento, con la guitarra, Ignacio.

Ignacio Rodes: Yo recuerdo muy bien los primeros momentos donde se me enciende la luz con la guitarra: mi madre poniendo un disco de Andrés Segovia en casa, o mi madre también transmitiéndome la pasión por el instrumento y sus posibilidades, con ocho años, a pesar de ella era pianista, pero supo transmitirme ese amor. Me atrajo el sonido de la guitarra, que es lo que creo que atrae a mucha gente, quizá sea el instrumento con mayores gamas de timbre que se pueda imaginar, y eso también lo ha dado la construcción española de guitarras. Tenemos, sin lugar a duda, el mayor patrimonio a nivel mundial, pero no se ha cuidado como se debería, por eso este proyecto también pretende sacar a la luz tesoros importantes (documentación, instrumentos, pedagogía).
Entrevistadora:En cuestiones de patrimonio, por ejemplo, tampoco es que se haya cuidado demasiado.

Ignacio Rodes: Sé que es algo que no tiene ningún país, y vale la pena trabajar por ello. En casi todas las casas ha habido una guitarra, quizás por eso no se ha valorado en su justa medida. Conocemos por ejemplo a Stradivari, pero no conocemos a quienes hacían las guitarras equivalentes en España en esa época. Y muchas de esas guitarras incluso se han destruido, no hay museo dedicado a ello. José Romanillos, por ejemplo, nos está apoyando muchísimo y desde el punto de vista de la construcción de guitarras no puedo pensar en alguien con mayor prestigio para el máster. Es un pozo de sabiduría, ha dedicado tanto tiempo de su vida a conocer elementos y aspectos de la guitarra que a nadie se le hubiera ocurrido.

José de Eusebio: Lo que no acaban de entender algunos políticos es que la palabra patrimonio se traduce en PIB, en Producto Interior Bruto, si se hubiera cuidado, lo hubiéramos protegido, España sería la primera o segunda potencia en historia y patrimonio cultural. No acabamos de creer en ello, ni siquiera está protegida, sino que está perdida en algunos momentos de la historia, como dice Ignacio. Eso tiene que cambiar, empezando por nosotros mismos, deshaciéndonos de esa especie de autocensura.

CV

Ignacio Rodes

La crítica internacional y los numerosos premios obtenidos (Francisco Tárrega, Andrés Segovia y José Ramírez, entre otros) le acreditan como uno de los mejores guitarristas de su generación. Nacido en Alicante, fue discípulo de José Tomás. A partir de su brillante debut en el Wigmore Hall de Londres en 1986, su carrera se desarrolló rápidamente, participando en festivales internacionales en la mayoría de países europeos así como en EEUU y Sudamérica. Ha actuado en importantes auditorios de todo el mundo: Alice Tully Hall (Nueva York), Performing Arts Center (San Francisco), Alte Oper (Frankfurt), Kolarac Hall (Belgrado), Gran Sala Filarmónica (San Petersburgo), Sala Nezahualcoyotl (México D.F.), Teatro de la Opera de El Cairo, Contemporary Arts Center (Ankara), Teatro de la Opera de Saigón, Palau de la Música de Barcelona, Auditorio Nacional de Madrid…

Sus giras en EEUU incluyen ciudades como Los Angeles, Nueva York, Seattle, San Luis, Boston, Washington, Chicago ó Denver. En Europa ha actuado en París, Burdeos, Milán, Amberes, La Haya, Roma, Munich, Hamburgo, Stuttgart, Varsovia, Reykjavik, Dublín…realizando conciertos y grabaciones como solista con la English Chamber Orchestra, Orquesta Filarmónica de Belgrado, Hartford Symphony Orchestra, Camerata del Hermitage de San Petersburgo, Orchestre de Picardie, Orquesta Sinfónica de Ho Chi Minh, Orquestra Simfònica de Barcelona, Real Filharmonía de Galicia, Orquesta Sinfónica de Madrid y Orquesta Sinfónica de Tenerife, entre otras. Ha realizado grabaciones para radio y TV en diversos países europeos y americanos. Su discografía incluye cinco Cds, con el sello de Opera Tres, Fundación de Música Contemporánea y EMI Classics.

En la actualidad compagina su labor concertística con la docencia. Es profesor en el conservatorio superior “Oscar Esplá” y director académico y profesor del Máster en Interpretación de Guitarra de la Universidad de Alicante.