ENTREVISTA A DAVID RUSSELL. Enero 2013.
“Entreno como un deportista para poder transmitir la emoción de la música”

 

Periodista:Alicia García Núñez

Podría decirse de David Russell (Glasgow, Escocia, 1953) que es uno de esos maestros con aspecto sencillo, de colega con el que puedes ir a tomar unas cañas y hablar de la luz de España.

Un maestro acostumbrado a vivir en furgonetas: vivió en una cuando sus padres vinieron a vivir a España, desde Glasgow, y eligieron Menorca porque la rampa de la embarcación a Ibiza no era lo suficientemente grande para las dimensiones de la furgoneta. También en tiendas de campaña plantadas en la Albufereta como cuando cursaba sus estudios en Alicante allá por el año 76.
Un maestro, que entre otras cosas, se hizo con un Grammy en el año 2005 y que desde 1997 es miembro de la Royal Academy of Music de Londres. Un virtuoso.
El detalle mencionado de la luz es el que resalta, por cierto, de Alicante, además del cambio cualitativo producido en estos casi 40 años que lleva viniendo por aquí. Resalta además su cultura añadiendo: “Nosotros formamos parte de ella”, ya que el I Máster de Guitarra Clásica, la actividad que a él le ocupa en la ciudad, es “única en el mundo”, puntualiza. “Orgulloso”, añade, “también de ser el primer profesor del primer Máster”.
Es él quien da el pistoletazo de salida a las clases con alumnos procedentes de Cuba, EEUU o Dinamarca, por mencionar algunas nacionalidades.
Si hay algo que le mantiene constante, trabajando en su técnica de manera continua, es el desafío que supone ponerse delante del público, la adrenalina que produce siempre. La misma que sienten quienes le oyen, le disfrutan, en cada una de sus lecciones.

Entrevistadora. Sus conexiones con la ciudad son numerosas. Amistad, por ejemplo, y por encima del arte. Como arte mismo. Ejemplo de ello la relación que mantiene con el intérprete Ignacio Rodes, otro de los profesores del Máster, desde hace años. Y hablando de amigos, de maestros, ¿qué es lo más importante que aprendió del alicantino José Tomás?

David Russell –He tenido bastantes profesores, pero él fue el mejor, porque de él aprendí lo más importante: la autoconfianza que necesitas tener cuando debes exponerte en un escenario. Al verlo enseñar, con la guitarra siempre en la mano (cosa que no hacen todos los profesores), me dije “Yo quiero tocar así”. Tener un sonido grave, con cuerpo, que llegue adonde tiene que llegar si me encuentro en un espacio que no tiene, por ejemplo, buena acústica.

Desde la ignorancia se puede pensar que cuando se lleva tantos años tocando uno ya lo tiene todo hecho, ¿no? ¿Es un eterno aprendizaje? ¿Cómo es el entrenamiento, la preparación para un trabajo como éste?

Como medida, le puedo dedicar 3 o 4 horas al día que se acaban por convertir en 6 o 7. Empiezo con unos 45 minutos o una hora realizando pura técnica, como si fuera un deportista y éste fuera el calentamiento. Debo cuidar los dedos y ésta es la forma de hacerlo, quiero tocar hasta que sea muy viejito (ríe). Y también debo cuidar la mecánica si quiero transmitir la emoción de la música a otros.
Y tras ello unas 2 o 3 horas de estudio para mantener el repertorio. Es repaso, puro estudio. Puedo saltarme 2 días, pero no 4.
Recuerdo una anécdota con uno de mis vecinos, que trabaja en el campo. Un día le dije, -“Dionisio, me voy a estudiar”, -“Pero ¿no te lo sabes ya?”, fue lo que contestó.

Se lo sabe, claro, pero es también ese estudio una cuestión de confianza, ¿no es así?

Sí, si vas a salir delante de la gente: existe el miedo. Y si a ese miedo le añades que no te sientes del todo preparado entonces ya no puedes enfrentarte al público. Se trata de una preparación ante quien va a ir a verte, un control sobre lo que estás haciendo. Confianza en tus posibilidades, y eso te lo da una preparación previa ante todo.

Esa emoción está, continúa, después de tantos años. ¿Es lo que sigue buscando y obteniendo?

Así es, si uno no siente un poco los nervios, algo de nervio… Es ése el elemento que hace que te esfuerces más. Hay quien arriesga su vida subiendo una montaña, mi desafío está en un escenario. Me gusta el reto que supone tras tantos años de trabajo. La adrenalina así es casi como una droga.

CV

Ganador de un GRAMMY en 2005 por su CD AIRE LATINO en la categoría de mejor solista instrumental en música clásica.

Mundialmente reconocido por su magnífica maestría musical y su inspirada habilidad artística, habiendo ganado los más altos elogios de crítica y público. Como reconocimiento a su gran talento y a su carrera internacional, en 1997 fue nombrado Miembro de la «Royal Academy of Music» de Londres.

Durante sus años de estudio, ganó el premio Julian Bream dos años consecutivos. Ha ganado numerosos concursos internacionales, entre los que cabe destacar el concurso de guitarra de Alicante, José Ramírez, Andrés Segovia, Benicasim, así como el premio Francisco Tárrega.

Pasa la mayor parte del año de gira por el mundo, apareciendo regularmente en prestigiosas salas de importantes ciudades, tales como Nueva York, Londres, Tokio, Los Angeles, Madrid, Toronto o Roma. El público de todo el mundo se maravilla de su genialidad musical y se siente inspirado por su cautivadora presencia en el escenario. Su amor por el instrumento resuena a través de su interpretación impoluta y aparentemente sin esfuerzo. La atención al detalle y su sugestivo fraseo lírico, sugieren un entendimiento innato de lo que cada compositor en particular intentó alcanzar, aportando a cada obra un sentido de aventura.

Desde 1995 David Russell tiene un contrato de grabación en exclusiva con Telarc International, con quien ha grabado dieciséis CDs hasta la fecha.

El New York Times escribió sobre su actuación: «… El Sr. Russell hizo evidente su maestría, sin desviarse jamás de una interpretación que coloca los valores musicales por encima de la mera exhibición. Fue aparente para el público a lo largo del recital que el Sr. Russell posee un talento de extraordinaria dimensión.»

Andrés Segovia escribió después de escucharlo en Londres: «Mis felicitaciones por tu musicalidad y tu técnica guitarrística».